…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

31 dic. 2010

Año nuevo (say it with flowers...)


Cuando está por empezar otro año, es como si nos dieran esto
When is about to begin another year, it's as if we were given this



con la idea de que logremos esto otro
with the idea that we get this other thing


¿Saldrá esta vez?
Can we make it this time?

¡Cuánta presión!
Y qué símil más grasa, ¿no?  ;-)

¡Feliz año nuevo! 
Happy New Year!



(Las fotos: hortensias en proyecto y en flor, sacadas por DL, claro.)

28 dic. 2010

Multiples utilidades de un gato II



Yin tiene una obsesión con las bolsas de plástico.


Mejor dicho, cumple con responsabilidad una importante labor que es absolutamente necesaria en todos los hogares. Nuestra gata es la tester oficial de polietileno.


Todos reconocerán la utilidad de esta actividad felina. ¿Cómo puede uno confiar en un plástico si no ha pasado las pruebas imprescindibles?

Justo eso meditaría (¿qué duda cabe?) Yin frente a ese mar inmenso de polietileno que Diego usa para proteger los pisos cuando pinta.


El deber la llamaba.


Desde todos los flancos el objetivo fue testeado.


Resultado final certificado: el plástico que usa nuestro pintor pasó la prueba.

Sin embargo, las bolsas del supermercado



y el sachet de leche,



...no.

(La tester oficial -yo creo que indignada por este resultado- escapó antes de que pudiera fotografiarla)

***

Addenda
Mi madre me manda este mensaje ilustrado:

"Mientras tu gata trabaja de inspectora de plásticos, la mía está en un spa"


23 dic. 2010

¡Feliz Navidad!





Con una buena mezcla cultural esperamos la Navidad y sus múltiples signficados. 





Más allá de todas las diferencias, creencias y visiones del mundo, la búsqueda de paz, amor y bondad nos une y nos hermana.

Y si no lo hace, bien podría hacerlo.




¿Qué mejor deseo puede haber que ése?

¡Felicidades!

***



Jaime Torres y una versión instrumental de "La peregrinación".
Una de mis preferidas de la obra Navidad nuestra (Ariel Ramírez - Félix Luna).
Aquí cantada por Mercedes Sosa.



Addenda: 
Aquí está la letra de este villancico (traducido también al inglés por mi madre para algunos amigos especiales)
Esta canción se construye sobre el esquema de "la huella", un tipo de danza folklórica argentina.

La Peregrinación
(Ariel Ramírez y Félix Luna)


A la huella, la huella,
José y María,
por las pampas heladas,
cardos y ortigas.
A la huella, la huella,
cortando campo,
no hay cobijo ni fondas,
sigan andando.

Florecita del campo,
clavel del aire,
si ninguno te aloja,
¿a dónde naces?
¿Dónde naces florcita
que estas creciendo,
palomita asustada,
grillo sin sueño?

A la huella, la huella,
José y María,
con un Dios escondido...
nadie sabía.

A la huella, la huella,
los peregrinos.
Préstenme una tapera,
para mi niño.
A la huella, la huella,
soles y lunas,
los ojitos de almendra,
piel de aceituna.

¡Ay, burrito del campo!
¡Ay, buey barcino!
mi niño esta viniendo,
háganle sitio
un ranchito de quincha
sólo le ampara
dos alientos amigos,
la luna clara.

A la huella, a la huella,
José y María,
con un Dios escondido...
nadie sabía.




The Pilgrimage.

(Ariel Ramírez and Felix Luna)


On the trail, on the trail,
Joseph and Mary
Across the frozen Pampas,
 thistles and stinging nettles.
On the trail, on the trail,
cutting across the fields,
There’s no shelter, there are no inns,
keep on going.

Little flower of the fields,
airy carnation,
If no one gives you shelter,
where will you be born?
Where will you be born,
growing little flower?
Frightened dove,
sleepless cricket.

On the trail, on the trail,
Joseph and Mary,
With a God hidden within them,
and nobody knew.

On the trail, on the trail,
the pilgrims
Lend me a hovel,
for my child.
On the trail, on the trail,
suns and moons,
Eyes like almonds,
Olive skin.

Oh, little field donkey!
brown ox!
My child is coming,
make room for Him.
He is sheltered only
by a straw hut,
By two friendly breaths,
by the bright moon.

O the trail, on the trail,
Joseph and Mary,
With a God hidden in them,
and nobody knew.

(Traducción: María Lía Macchi).

21 dic. 2010

Buenos Aires y el jacarandá (mínima visión)


En noviembre Buenos Aires se pone color violeta por los jacarandás. Ya se están yendo ahora, así que quiero publicar las pocas fotos que saqué para recordarlos.

En octubre, cuando es el tiempo de los lapachos colorados, no tenía nunca una cámara a mano mientras andaba por la calle. Habrá que esperar al año que viene (deseando que el año nos espere a nosotros, claro).

Aquí va entonces un mínimo recorrido por lugares que frecuento. No pretende ser un reportaje completo sobre el esplendor del violeta jacarandá en Buenos Aires (la realidad es mil veces más espectacular), sólo un breve testimonio.

Av. Cabildo al 1500. Se ven los dos lados de la calle flanqueados por violetas sutiles.


Entrada del Jardín Botánico por Plaza Italia. Los jacarandás se combinan con araucarias y palmeras, entre otros.

De más lejos parecen manchones violetas. Cruce de Av. Santa Fe.

Plaza Italia. Giuseppe Garibaldi admira un jacarandá florecido (a su caballo no le interesa)

Av. Cabildo al 300 (mirando de sur a norte). La estela de jacarandás se pierde en el horizonte.

Gran Buenos Aires, La Horqueta. Un cul-de-sac cercado de jacarandás. Se nota la juventud de estos especímenes.

Gran Buenos Aires - La Horqueta. Calle Santa Rita. De un lado jacarandás y de otro no.

Gran Buenos Aires - La Horqueta.
My own private jacarandá.

El jacarandá plantado por mis padres. Detrás se ve el rosa fuerte de la santa rita que trepaba por mi cuarto de soltera.

Me encanta como adornan el cielo, pero también el suelo.

17 dic. 2010

Sí, mamá

Los lectores más cercanos que tengo (si no es que son los únicos) se han deprimido mucho con mi última entrada. 

Yo más, tal vez. Aunque es un tema de verdadera investigación psicológica a quién afecta más la expresión de los propios sentimientos. ¿A quien los siente (o sintió) y los manifiesta así a bocajarro; o a quien recibe la noticia del estado del otro a través de esa confesión? 

Muchas veces se exorcizan los propios demonios al ponerlos en palabras para mirarlos como otro más de los monstruos de la propia colección, de esa wunderkammer interior que nos constituye.

wunderkammer

Para borrar entonces aquella escalera destartalada me sugirieron esta otra: alegre, glamorosa y -sobre todo- optimista.



El único video disponible sólo permite verlo en youtube, hay que hacer click aquí para ver y oír la canción "I'll Build a Stairway to Paradise". Del gran Gershwin es la música y sucede en una de mis películas favoritas, Un americano en París. ¡Cuántas veces la habré visto en esas tardes en que pasaban una y otra vez películas de los '50 y '60 en la televisión argentina. 


I'll build a Stairway to Paradise,
With a new Step ev'ry day.
I'm going to get there at any price;
Stand aside, I'm on my way!
I got the blues
And up above it's so fair;
Shoes,
Go on and carry me there!
I'll build a Stairway to Paradise
With a new Step ev'ry day.

Voy a construir una escalera al Paraíso
Con un escalón más cada día.
Voy a llegar allí a cualquier precio.
Háganse a un lado, estoy en camino.
Estoy deprimido,
I allá arriba todo es luminoso.
¡Zapatos! ¡Vamos, llévenme ahí!
Voy a construir una escalera al Paraíso
Con un escalón más cada día.





13 dic. 2010

Autorretrato

El portón de entrada se ha roto tantas veces que no han querido desechar el cartel, por las dudas.

Hace muchos días que nos venimos riendo con Diego de esta genial conjunción en nuestro garage.


Hoy me di cuenta de que me retrata perfectamente. Lectores inteligentes sabrán comprender el simbolismo de la imagen y su valor ejemplar.

Bastante terrible, la verdad.

9 dic. 2010

Fase 1

¿Ya dije que amo a Liniers?

El chiste de ayer refleja exactamente mi sentimiento actual.

Fase 1: Contagiar bostezos.
Liniers, MACANUDO, La Nación, 8 de diciembre de 2010.
La fase 1 fue un éxito.
Fase 2: ¡Conquistar el mundo!

Primera fase completada: clases, dadas; exámenes, corregidos; monografías, corregidas; actas de notas, entregadas en la facultad.

Todo eso parece ya muy sencillo.

Pero ¿y ahora?

Lo que queda es imposible...

1 dic. 2010

Naturaleza y artificio

"Mira los lirios del campo..."

Una calle de Colonia, Uruguay.

Diseño. Sólo algunos serán elegidos.







¿Nido de carancho?

Domesticación
Lo que queda del río.
A shoe tree (or a flip-flop tree)

Playa en la costa del Río de la Plata. Riachuelo , Uruguay

Septiembre de 2010, del otro lado del Río de la Plata, por los alrededores de Colonia de Sacramento, Uruguay. Fotos Diego Landro.

23 nov. 2010

Múltiples utilidades de un gato (I)




Bonitos son sin lugar a dudas. Dejamos de lado entonces su papel reconfortante para la estética diaria de cualquier hogar. (Y los que piensen que los gatos son feos, tendrán que irse a otro lado o buscar la ayuda necesaria).

Pero cuántas veces -cuando nos ponemos mercantilistas y utilitarios- nos preguntamos qué otros provechos podemos sacar de nuestros animales de compañía felinos.

En este blog creemos que la lista es demasiado extensa como para saldarla en una sola entrada.

Daremos aquí ejemplos de gato-atril. Absolutamente necesario en el escritorio o mesa de trabajo de todo lector competente.


¿Nunca han tenido la sensación de que aquello que leen resulta demasiado duro y pesado, o que termina estrellándose en el piso del olvido? Nada mejor que una superficie peluda y mullida para que la conexión entre palabra impresa, ojo lector y mente receptiva sea eficiente y fluida.


Nada se entiende mejor que con gato atril de soporte y compañía. Colocarlo en el lugar adecuado (y que permanezca allí el tiempo necesario) es un arte que ningún humano domina; pero, como tantas cosas en esta vida, lo que cuenta es el intento y la experiencia es el aprendizaje.


Si somos perceptivos y astutos hasta podremos beneficiarnos de su milenaria sabiduría: una cara de desconfianza gatuna, vale más que mil críticas favorables. 

Eso sí, todavía la ciencia no ha resuelto el mayor misterio de todos. Si un gato se duerme durante una sesión de lectura ¿quiere decir que lo que leemos es descartable por soporífero e innecesario, o significa que las verdades encerradas en aquel texto son tan armónicas y adecuadas que es como si un manto de confianza llamara al sueño de los justos?

19 nov. 2010

Al don Pirulero

Tom Clark estuvo rondando los espejos en sus últimos posts y AJP mostró también unos reflejos envidiables del lago que tiene a unos pasos de su casa (beatus ille).

El espejo no engaña dicen, por eso suele usarse como símbolo de la verdad patente y perentoria. Aunque bien sabemos que los reflejos pueden distorsionarse, que las apariencias son engañosas -por más fieles espejos que nos pongamos delante- y que en definitiva todo depende de las miradas. Así que más bien pensemos en otra frase: "todo depende del cristal con que se mire".

¡Cuánto preámbulo para mostrar una foto! Chamuyo porteño que le llaman o deformación profesional (siempre se puede decir algo más de todo).

Río de la Plata - Algún lugar en la costa del lado uruguayo -
Mi padre es el que saca la foto; dos de sus amigos, los fotografiados; la chica, una desconocida pero de notable figura como no se le pasó desapercibido al querido y recordado Norberto.


Miradas que van y que vienen –y nosotros que las miramos en su recorrido–. Cada uno abocado a sus intereses,  como en "Al don Pirulero" que en otros países conocen como "Antón Pirulero", cada cual atiende su juego. Y el que no, una prenda tendrá.

Al don, al don, al don Pirulero
Cada cual, cada cual, atiende su juego
Y el que no, y el que no
Una prenda tendrá


Addenda:
Marta o Aaoiue me hace ver que nuestro Pirulero fue en algún momento -seguramente originario- "Perulero". Eso tiene mucho sentido; "perulero" se llamaba en el castellano clásico a los españoles que volvían enriquecidos de América. Era algo así como el "tío americano" que volvía a Europa forrado en dinero. No eran muy bien vistos, de todas formas, perulero era el equivalente a "nuevo rico".

13 nov. 2010

Más Salamone

As de pica en los comentarios de un post previo me mandó estas fotos y me permitió usarlas. Muestran la obra de Salamone en el pequeño pueblito de Saldungaray. 

Cementerio de Saldungaray - foto: As de pica

El relato de As de pica en su comentario despierta la curiosidad:


Creo que Salgdungaray fue, es y será un pueblo fantasma. La desproporción e imponencia del cementerio en un pueblo tan bajo, mudo y terrozo le dan un aire realmente tétrico a la zona. Si uno tiene un poco de imaginación y relacióna la ruta alternativa a través del basurero que lleva a esa disforme necrópolis, la atmósfera hostíl que genera lo árido y silencioso del paisaje, con las casas amarillas, y todo sumado a un dia gris, tiene la fórmula perfecta para un encuentro con Nyarlathotep en un cuento de Lovecraft.






La información sobre el pueblito que nació en el siglo XIX como fortín de frontera en medio de tierra de indios, le daban toda la razón. Por más que el artículo en Wikipedia sobre Saldungaray muestra a las claras el entusiasmo de sus habitantes (obvios autores del texto).

Sierra de la Ventana desde Saldungaray - foto: As de pica

foto: As de pica

Al ver las fotos de As de pica, cuesta integrar, en aquel paisaje serrano, el enorme disco que precede la entrada al cementerio. No se imagina uno las dos cosas juntas. Así que la curiosidad me llevó a buscar más fotos y di  con alguna como ésta.

Cementerio de Saldungaray. Foto: Christian Ostrosky

Lo curioso es que en la búsqueda me encontré inesperadamente con un viejo amigo de la adolescencia, con el que compartimos campamentos de la Fundación Vida Silvestre; sabía que había estudiado Geografía pero no que era fotógrafo y tan bueno. Aquí se puede ver un álbum sobre Salamone hechas por Christian Ostrosky.

Encontré también dos notas de la revista Ramona -revista de artes visuales- sobre Salamone. No sé nada del asunto, pero apostaría a que estas notas del 2001 impulsaron el interés sobre sus obras de los últimos 10 años. Me encantó el recorrido que hace René P. Longoni en "El exilio de Metrópolis", muy interesante y recomendable. Comienza recreando la vida del arquitecto en su exilio Uruguayo luego de 1943, cuando el cambio de régimen lo hizo caer en desgracia -sin que él ni nadie entendiera mucho por qué-, para llegar luego a los comienzos de su faraónica labor a finales de los años 30.


Camino a un exilio preventivo, quedaban atrás decenas de testimonios del más importante y amplio intento de innovación urbano-arquitectónica durante los años treinta, en la Provincia de Buenos Aires. Un proceso de exploración en usos, formas y materiales nuevos en una etapa de lo específico donde la ruptura local con lo académico no estaba aún resuelta. Y en la “mezcolanza” de posturas y propuestas propias e importadas, de profetas y manuales, él siguió un camino personal donde mezcló la ortodoxia de las “beaux arts” con la imaginación desatada, el rigor de la técnica con la inventiva inagotable, la imponencia del monumento con los recursos limitados, lo confesional con la desacralización de la tradición. Todo bien mezclado. “Cultura de mezclas” dirán algunos. “Cambalache” dirán otros. “Arquitectura salamónica” pensaría él.



Repasa la genialidad de su obra y los procesos creativos de construcciones personalísimas. Parece, por ejemplo, que de este modo daba forma a sus monumentos / esculturas:


Salamone solía mostrarles sus dibujos, las perspectivas de sus proyectos o las “arquicaricaturas”, suerte de retratos irónicos y facetados, que recordaban al Picasso “protocubista”. Eran un “hobby” que lo divertía y distendía del stress diario. Comenzaba por hacer un retrato del natural, continuaba por endurecer los rasgos, a “hormigonarlos” decía, colocando papel calco sobre papel calco hasta hacerlo casi abstracto. También así había realizado sus “cristos”, hechos esculturas con la ayuda del consagrado Santiago Chiérico y diseminados hoy por media provincia.



Bien podemos descubrir ese método de "arqui-caricaturas" y retratos "hormigonados" en el Ángel exterminador de Azul.

Cementerio de Azul. Foto: Diego Landro

Longoni funda el origen del estilo de Salamone en la impresión que le causó Metrópolis de Fritz Lang, y su marco escenográfico de la ciudad del futuro:


Una arquitectura de geometrías simples, de líneas, planos y volúmenes donde la luz resultaba la protagonista principal en imágenes totalmente inéditas, nuevas, verdaderamente modernas. Y que requerían de materiales también nuevos: el hormigón armado, opalinas y cromados, aceros, que posibilitaran dar esbeltez, brillo y color. “Nuevos temas y nuevos materiales hacen nuevas arquitecturas” pontificaba Virasoro. A “Metrópolis” volvió a verla una y cien veces como si fuera un texto necesario.


El trabajo de diseño era completo, no se quedaba solamente en lo arquitectónico, sino que entraba hasta en los más mínimos detalles. 

En los edificios municipales el diseño integraba arquitectura, mobiliario, artefactos de iluminación y también los herrajes. Siempre procuró una “personalización”, evitando las reiteraciones de formas, inventando para cada ocasión, particularizaciones diferenciadoras.

Sin duda Salamone era un obsesivo. Lo curioso es cómo logró realizar tantas obras en tan poco tiempo con ese nivel de obsesión monumental y detallista.

Foto: Chistian Ostrosky
En las plazas diseñaba desde los pisos, las fuentes o monumentos centrales que nunca faltaban, hasta los bancos y las lámparas.

Foto: Chistian Ostrosky

Cuando tengan una media hora disponible, miren este video del programa En el camino dedicado a Salamone. A veces quisiera acogotar al conductor por su tono de voz y forma de hablar, pero las imágenes de los pueblos de la llanura pampeana son muy buenas y las breves entrevistas a especialistas, excelentes. La historia de Salamone y su paso por la Provincia de Buenos Aires en la década del 30 queda más que bien documentada. Y a mí me quedan más ganas de seguir conociéndolo. 



Para terminar, el párrafo que cierra la otra nota de Ramona, "El Azul de Salamone", de Rafael Cippolini y María Delia Lozupone, agosto de 2001. 

Es muy conmovedor ver todas estas construcciones emerger de la nada. Y habernos enterado de que Salamone las construyó simultáneamente en poco más de un lustro, a partir de 1936; llevando adelante su empresa de pavimentar caminos a lo largo del país. La mansa odisea de Salamone es la historia de un solo hombre, de sus delirios de belleza y no la acción mental y programática de un partido o de una política. Nada más alejado.