…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

13 dic. 2010

Autorretrato

El portón de entrada se ha roto tantas veces que no han querido desechar el cartel, por las dudas.

Hace muchos días que nos venimos riendo con Diego de esta genial conjunción en nuestro garage.


Hoy me di cuenta de que me retrata perfectamente. Lectores inteligentes sabrán comprender el simbolismo de la imagen y su valor ejemplar.

Bastante terrible, la verdad.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que se aplicaría mejor (la ejemplaridad y el simbolismo de la imagen) si el cartelito estuviera en el primer escalón. Al menos yo me sentiría en ese caso 100 por ciento identificada. :D.
Eleonora.

Julia dijo...

Lamento que compartamos estos sentimientos... De todas formas con lo breve que es la escalera y lo desvencijada que está el último escalón no es mucho que digamos. Lo peor es la voluntad (o su falta)

As de pica dijo...

Una version Posmo de un poema de quevedo?

(Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos,
mi báculo más corvo y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.
)


El problema acá seria preguntarse cuando fueron fuertes estos muros. Todorov dijo algo sobre el problema de la "naturaleza" de la politica y sociedad argentina la ultima vez que vino, tendra razón?

Julia dijo...

¡Pero qué apropiado tu Quevedo posmo, As de pica!
Me gustan tus cuentos :-) ya te responderé con más detalle cuando los vuelva a leer con tiempo (habrá que esperar unos días)

As de pica dijo...

Dale, no hay apuro. Desde ya gracias por la lectura!

Inquieto dijo...

Te pegas demasiado, Julia. Todos somos defectuosos y la vida no es más que el perpetuo esfuerzo de lograr algo positivo a `pesar de nuestros muchos fallos. Pero es nuestra fragilidad la que nos hace amables, porque los perfectos me resultan repelentes.
Debemos ser tolerantes, no sólo con los demás sino también con nosotros, que no se puede amar al prójimo si no nos amamos o, al menos. toleramos a nosotros mismos.

Julia dijo...

OK, gracias, es cierto, acuerdo totalmente, como si me hubieras engendrado... Pero ahí hay otra falla, entonces. Y esa es la mayor de todas. Pero la iré superando, espero.

TC dijo...

Julia,

En un universo en el que todo puede dejar de funcionar en cualquier momento, a dejar de funcionar es simplemente estar de acuerdo con el futuro del universo.

Julia dijo...

Gracias, Tom.

Nina dijo...

El poema de Quevedo me conmovió demasiado. Espero poder agregar algún comentario después de que me reponga. Agradecéle de mi parte a As de Pique por lo aportuna de si cita. Aunque me temo que a todos les falten unos treinta años para poderla apreciar en todo su significado.