…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

15 mar. 2010

Dura realidad

Diálogo con mi hija menor (de extraña sabiduría infusa).


Se quejaba de no poder hacer algo (levantarse, lavarse los dientes, ir a acostarse... ya no recuerdo: pero alguna de esas cosas que las madres nos vemos siempre obligadas a exigir).
–No puedo, no puedo... ¡Me duele la cabeza! –alegaba ella.
–Te duele la cabeza por no usar los anteojos –decía yo, sumándole un reto a mi exigencia.
–¡No! No me duele la cabeza por los anteojos –decía con seguridad, para luego rematar con tono melodramático  –¡ME DUELE LA CABEZA POR LA REALIDAD!

3 comentarios:

Stuart dijo...

con tono melodramático

Quizá tenga la palabra de los "reality shows". Sea que sea, los niños siempre aprenden palabras antes que cosas. Como podría ser otramente ? Toda realidad debe imaginarse. Recuerdo que desplegaba frases y frases sutiles cuando tuve 16 años, pero no entendía nada.

Julia dijo...

No sé de dónde saca sus frases. Tal vez se trate sólo del azar y de afortunadas combinaciones de palabras... pero a veces parece una pitonisa!

Aaoiue dijo...

Está tan adelantada que pasa de escribir un blog.