…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

14 oct. 2011

Magias totales del Quijote

"que el melancólico se mueva a risa
y el risueño la acreciente..."
(Quijote, I , Prólogo)

"Yo he dado en  don Quijote pasatiempo 
Al pecho melancólico y mohíno"
(Viaje del Parnaso,  IV, 22-24) 




El miércoles empezó como un día deprimente. La oscuridad del día, el frío y las claras señales de que llovería deben haber contribuido bastante a la plomiza melancolía que tanto se sentía. Bueno, que YO sentía.




La insistencia de Clea al menos me hizo salir de casa para la presentación en Buenos Aires del Festival Cervantino de Azul

La presentación en sí, por más bien hecha que estuvo y por más colorido programa de actividades artísticas que anunciaron, no fue de todas formas el mejor aliciente para pensar que había tenido sentido ir allí.

Nuestro grupo cervantino va a la ciudad de Azul desde hace unos años a participar de las jornadas académicas que tienen un mínimo espacio en el gran festival. De hecho en la presentación del miércoles apenas se nombraron: ¿a quién pueden interesarle mucho?


Sin embargo la energía de la gente de Azul algo nos contagió porque se les ve muchas ganas y mucho orgullo por la nueva identidad que cobró la ciudad desde que se empezó a difundir el tesoro que tenía la biblioteca del Dr. Ronco


Algunos anaqueles de la Casa Ronco, la gran colección cervantina de Azul.


Si hay algo que creo yo que se nos contagia a los amantes de Cervantes es el entusiasmo, aunque veamos que todavía queda mucho por hacer... Y aquí viene la magia transformadora porque ¿qué mejor aliciente que pensar que podemos contribuir en algo para que ese entusiasmo se llene de más contenido? ¿Qué importa si lo académico despierta poco interés en los azuleños? Lo que cuenta es que quieran hacer de su ciudad una ciudad cervantina y en esto, dejando de la lado la "seriedad" académica, creemos que podemos ayudar. Nada hay que nos guste más que mostrar las magias de Cervantes, ganarle admiradores verdaderos, no los que aprecian sólo la fachada por el nombre ilustre con que han investido a don Miguel (que mucho se podría reír de su actual situación).






Al terminar la presentación, con una tarde mucho más lluviosa y de clima aún más melancólico, salimos con Alicia y Clea por las calles de Balvanera para terminar en Belgrano con el ánimo ya bien distinto. El viaje transformador en un subte D atestado de gente, y las múltiples ideas con el que lo fuimos amenizando, marcó toda la diferencia (hasta hubo otra pasajera que antes de bajarse pidió permiso para acercarnos su propuesta porque, según dijo, no pudo dejar de escucharnos e interesarse en nuestra ardiente charla, ¡JA!).


Por fin, en esa confitería enorme de Av. Cabildo que copia al Chrysler Building, con Clea imaginamos hazañas, no diré que quijotescas, pero sí llenas para nosotras de exultante vitalidad. Sería fantástico ayudar a sembrar un poco más de espíritu cervantino en el medio de La Pampa. Que Cervantes y el Quijote no sean solamente nombres, que se conozcan bien y se disfruten mucho. Que haya entonces una ciudad que le otorgue un lugar excepcional a la imaginación, a la lectura, a la ficción y a esa idea de que el arte se entremezcla en la vida para transformarla, irremediablemente.

16 comentarios:

AJP Crown dijo...

Dr Ronco (Santa) sounds great. I don't know how he got to the top four shelves of books, though.

Julia dijo...

Why Santa? ¿like Santa Claus? (Papá Noel, for us).
Carpentry was his hobby he made all the shelves himself (they told us)

Anónimo dijo...

He leído que el apelativo de “Santa” era la denominación con la que el Dr. Ronco llamaba a su esposa y que luego fue utilizada por todos. Debe de tener connotaciones relacionadas con varias acepciones de la palabra, como virtuosa, provechosa, e incluso esposa. También a la plazoleta que donaron le llamaron Rinconcillo de Santa Margarita, en honor al nombre de su hija fallecida a los quince años.
En cuanto a la dificultad de alcanzar los libros, quizá utilizase esa especie de estantería-escalera que aparece en la foto.
Jesús.

Julia dijo...

Ah, cierto, Jesús, gracias! Me había olvidado de eso. Quizás AJP se refería a lo que vos decís.

AJP Crown dijo...

I can't see an estantería-escalera, Anónimo-Jesús. I thought he maybe had a rope hanging from the middle of the ceiling so he could swing across to the upper book shelves and perch there for a look around.

I got "Santa" from your Wikipedia link, Julia.

Julia dijo...

Oh, yes! I was just reading again that article from wiki, and I was going to comment this, but you were quicker, AJP! He made toys for Azul's children every Christmas. You were absolutely right.

Julia dijo...

And I must say that your idea of the rope for fetching books sounds more fitting for "Tarzan"...
Anónimo-Jesús was referring to a little stair you can see at the corner of the first picture.

AJP Crown dijo...

Sorry! I was looking at the wrong picture (wrong bookshelves).

Anónimo dijo...

>A.J.P.
That « anónimo » will finish with my self-esteem (LOL) .

AJP Crown dijo...

It sounds really good in English, though. "Hi, don't get up, I'm Anonymous-Jesus." A little crazy, maybe.

Anónimo dijo...

>A.J.P. Crown
There was a spot on tv about an equip of air conditioner with presence sensor where you could see a man who isn’t detected; the equip looked down on him.
My namesake, besides to be well-known, isn’t ever anonymous because he always has an acronym above him, although some people think that is a make (LOL).

>Julia
Ayer vi una excelente película argentina, “El hombre de al lado”, sobre un hombre que vivía en una casa construida por Le Corbusier y su vecino que le daba problemas.

Jesús.

Julia dijo...

Jesús, no vi esa película, pero una amiga me la había recomendado. La voy a buscar.

Urzay dijo...

Pues el entusiasmo hay que decir que también lo transmites en la entrada. Bonita biblioteca la del doctor Ronco, he estado dejándome los ojos a ver si distinguía títulos. ¿Es aquí donde un escritor inglés, -no recuerdo si Julian Barnes-, donó hace unos años una edición antigua del Quijote que tenía?

Julia dijo...

Bueno, muchas gracias, Urzay!

Sí, es aquí donde Julian Barnes donó en 2008 una edición antigua del Quijote en nombre o en homenaje póstumo de su mujer. Parece que los dos habían visitado la casa en el 2007, luego ella murió y él quiso hacer ese legado. Lástima que no recuerdo qué edición era (y en la página de la casa no encuentro el dato ¡solo muestran unas fotos de él firmando el libro de visitas!). Tengo otras fotos más de la biblioteca, pero no son muy interesantes. En unos días estaré ahí de nuevo y te prometo un mejor relevamiento.

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Nosotros ni enteradosde que el congreso académico era "una" de las partes del festival (del cual ni nos enteremos, para vengranos). Azul nos pareció hermosa y divina su gente, pero ahora entendiendo por qué una señora en la casa Ronco, al ver a los chicos estudiantes, dijo: "Son el futuro, pero están tan solos..."

Julia dijo...

Jajaja! No parecían tan solos moviéndose en patota de diez como se ve en tu post. Ya le demostraremos a esa señora que no tiene de qué preocuparse: convertiremos a millones al culto cervantino. Como habrás visto los de Azul estaban muy bien predispuestos!