…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

29 oct. 2010

The Measure of the World

In El amante liberal the heroin, who has endured numerous misfortunes but has miraculously preserved her chastity ( a value whose appreciation in those days can be compared to how  integrity and sincerity  are appreciated  in our times)  uses this image to explain to herself her life journey:
como el oro tengo de ser, con el favor del cielo, que mientras más se acrisola, queda con más pureza y más limpio.
I must, by Heaven's  favour, be like gold, which  the longer it is submitted to the melting pot the purer and cleaner it becomes.

My rereading of this Exemplary Novel of Cervantes', but particularly different occurrences of recent days, have brought to my mind this emblem of Sebastián de Covarrubias’ that also speaks of the melting pot but in this case in reference to friendship.


SIC EXPERIENDA FIDES
[So faith must be tested]

Los quilates del oro y su fineza,
En el crisol lo apura el vivo fuego,
La amistad verdadera y su pureza,
El caso adverso lo descubre luego:
Si por mala fortuna o por pobreza
Huis el rostro a la demanda, y ruego,
De aquel amigo, que por tal tuvistes
Quando en prosperidad le conocistes.


The carats of gold and its fineness
Are in the crucible  proved  by  ardent fire
True friendship and its purity
By adversity are quickly exposed:
When because of misfortune or poverty
You turn your  face from the demand and plea
Of  the friend that you held as such
When in prosperity you encountered him.


Emblems do not usually express novel truths but rather trite and familiar ones. Their peculiarity consists in the way that these truths are presented to us. They strive to fix them in our minds attached to an image, as well as to invite us to reflection with the verses that accompany them. 

I discover once more Covarrubias’ genius. I had only retained the idea of the proof of friendship –which was what I wanted to talk about– but now, reading it again, I find even more wisdom in the game in which he immerses us: not to remain only in the blame that we place on our neighbour but also to acknowledge  that we ourselves are guilty of the same fault. I believe that that is what the use of the third person expresses, the you, so inherent to exemplarity, that turns its face from the friend that demands and pleas.

Here is the measure of the world: in the measure of man.

19 comentarios:

AJP Crown dijo...

Julia, thank you very much for translating this. Well done, for writing it! As well as being very interesting in itself it brings up all sorts of questions for me, though you mat know the answers already (Who was the philosopher who first made chastity a moral question?, What about the value of a friend with divided loyalties? and more... ).

Julia dijo...

Your welcome :-) As I said I would do, I asked my mother as in the old times in Rio Wang.

Difficult questions... Very interesting. I don't really know, but it intrigues me now who (or which movement) could be the first one that made chastity a moral question. Perhaps the stoics? Or the first christians, like Saint Paul? I'm sure it must have something to do with the Neoplatonic. It's tooooo difficult to talk about philosophy's issues that I ignore... in English!!

The second question has no answer, it will always be a question.

Aaoiue dijo...

Diría que la imagen del crisol como corazón proviene de la Biblia (*), al menos por lo que respecta a Covarrubias. Aunque la he encontrado en los Proverbios, cuyo original es hebreo, lo excuso porque no sé si podría pasar el filtro de los comentarios no deseados. Por otra parte, a mí no me iba a servir porque no sé hebreo. Los Proverbios en la Torah tengo entendido que se colocan entre Job y Rut, que son mis dos libros preferidos.

Estoy casi totalmente segura de que está en otro pasaje de la Biblia y mucho más claro (algo así como “el crisol de mi corazón”), pero mi memoria falla.

No estoy muy interesada en las divergencias textuales que hay en las diferentes versiones, no persigo ceraunios metatizados, pero me resulta curioso que en unas versiones la frase escora hacia la prueba de la alabanza y en otras la prueba del corazón (cuyo fondo solo puede ver Yahvé).

El valor de la castidad, cuando lo comparas a nuestras entereza y sinceridad modernas, me permite hacer la broma de que su degeneración (la exaltación de la virginidad) tiene su correspondencia en la moderna coherencia, otro valor en injustificable prestigio que no sirve para casi nada. A partir de un razonamiento coherente se pueden defender grandes chorradas.

No he leído a San Pablo, solo conozco sus palabras a través de la liturgia, pero se le achacan tantos principios morales, que no me extrañaría que también “fuera” idea suya la castidad. Siguiendo con el léxico bíblico yo diría que no es un milagro que la castidad, como todo lo que sirve para tener controladas a las mujeres, se convirtiera en una moda. Para mí ese es el punto sensible. Y llegados a este punto suelo recordar que el principal problema en Irlanda para legalizar el divorcio no eran motivos religiosos o de enjundia católica, no. El principal problema eran las tierras. Para mí es muy fácil de entender porque todos mis antepasados son gallegos y para los gallegos la tierra viene siendo lo mismo que para los irlandeses.

Perdón por haberme alargado y por hacerlo en mi lengua, pero creo que todo lo más te interesará algo lo que digo a ti (y eso poniéndose en el mejor de los casos :-)


(*) Proverbios 17,21: La plata en el crisol, el oro en el horno; los corazones, los prueba Yahvé (Biblia de Jerusalén)
King James Bible: As the fining pot for silver, and the furnace for gold; so is a man to his praise.
Vulgata: Quomodo probatur in conflatorio argentum et in fornace aurum sic probatur homo ore laudantis
B. Española (1569): El crisol prueba la plata, y la hornaza el oro; y al hombre la boca del que lo alaba.
Biblia de Montserrat: Amb el gresol es prova la plata, i amb el fornal, l’or, però el qui examina els cors és Jahvè.

AJP Crown dijo...

Julia, please thank your mother for me!

Julia dijo...

¡Muchísimas gracias, Aa! Me gustaron especialmente las citas de Proverbios en todas esas versiones, me encanta ver las variaciones y diferencias que permiten ver lecturas distintas, pero especialmente descubrir -como por diferentes asedios- el centro común, o la idea central, según la entendió cada época y sociedad.

Mi equiparación entre la castidad y la sinceridad y entereza fue un rapto del momento, no sé si es muy verdadera... Más que nada quería acercar algo tan poco valioso ahora que hasta queda ridículo alabarlo con alguna condición que sí nos importe en nuestro tiempo. Pero sin duda es verdad lo que vos decís sobre la castidad femenina y la sujeción. Pareciera a veces que un interés práctico y concreto de orden social se eleva a virtud espiritual.

Julia dijo...

I will, AJP :-)

Aaoiue dijo...

"Atetizado", ceraunio atetizado.
A ver si encuentro la cita del crisol a la que me refiero.

No es fácil traducir. Trasladar más o menos el sentido de lo que alguien pretende decir, sí, más o menos, pero traducir un texto como el que presentabas no.

Estudié un par de años de latín en la U. y me di cuenta de que la dificultad no estaba, al menos para mí que no tengo el don de lenguas ni de lengua, no tanto en la sintaxis y nunca en el léxico. La dificultad para mí estaba en la traducción y en la fidelidad al texto original. Te diré que muy pocas veces empleo la palabra "fidelidad" cuando se puede emplear (ya que hablábamos de castidad) la palabra "lealtad", que me parece una virtud más noble y proactiva. Te diré que la reservo para alabar una buena traducción.

Que hayan tantas versiones y traducciones de un fragmento de un texto sacro -y eso a pesar o por culpa de toda la sofía y la logía que ha pasado por él- me asquea y me confunde. Probablemente todas las versiones tendrán algo de verdad, pero como suelen tenerla las mentiras y las imprecisiones, pero esto me hace retroceder y "refugiarme" en mi Biblia de Montserrat y no buscar más. Al fin y al cabo, en mi caso tengo claro lo de las palabras reveladas.

Julia dijo...

A mí me pasa exactamente lo contrario de lo que vos decís que te asquea. Será que me cuesta creer en absolutos (tanto de verdades como de mentiras e imprecisiones). Los absolutos en los que creo se van construyendo con imprecisiones y no necesariamente se perjudican por las variación de palabras.

Aaoiue dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julia dijo...

Me entendiste mal (me expliqué mal, sin duda) al decir que me pasaba lo contrario, sólo me refería a tu último párrafo sobre las versiones de la Biblia.

TC dijo...

Ese es el problema con la vida, siempre estamos viviendo en tercera persona.

En las expediciones polares de Shackleton, hubo un informe de un fantasma "tercera persona", siempre caminando al lado de los otros ...

aaoiue dijo...

A la Biblia y a tu comentario me remitia yo, Julia.
No sé si el comentario precedente es ofensivo, si se refiere a una cuarta persona o a mí, si es una broma privada de ustedes y por lo tanto no entiendo nada.

Julia dijo...

De ninguna manera el comentario de TC es ofensivo ni se refiere a nada de lo que has dicho, Aa. Habla de la tercera persona gramatical, es decir a lo que yo digo en el post.

Julia dijo...

Gracias, Tom, me gustó mucho tu comentario. Cuántos problemas causamos por vivir en tercera persona, colocando las culpas (y también virtudes) en los otros en lugar de mirarnos a nosotros mismos.

Mi primo de Colombia me hablaba hace unas semanas de la expedición de Shackleton, algo fascinante, pero ese detalle que mencionas no lo conocía.

TC dijo...

Gracias, Julia. Claro.


Who is the third who walks always beside you?
When I count, there are only you and I together
But when I look ahead up the white road
There is always another one walking beside you
Gliding wrapt in a brown mantle, hooded
I do not know whether a man or a woman
—But who is that on the other side of you?


Eliot, The Waste Land (1922)

Aaoiue dijo...

Gracias por haberlo aclarado puesto que los dos comentarios tras el mío precedente parecían concatenados y que consideraban impertinente o fuera de lugar mi participación.
Por si mi palabra no bastara, se puede seguir fácilmente mi rastro en internet, sobre todo cuando uso la cuenta de Google, y se verá que nunca (subrayado) me refiero a ningún comentarista que no me haya sido presentado. Por una sola vez lo he hecho por las razón que aduzco.
Lamento el malentendido. Pero tengo la sensación de que mis comentarios no han sido bien recibidos y si no me dices otra cosa creo que es conveniente que no vuelva a decir ni mu.

Julia dijo...

Me alegro también que se aclarara el malentendido.
Tus comentarios son bien recibidos, puedo no compartir siempre lo que digas, pero para eso está la conversación y espero no ofender a nadie diciendo lo que pienso.

Julia dijo...

Tom, recuerdo cuánto me había gustado The Wast Land cuando lo estudié en la facultad (hace siglos). Lástima que mi pésima memoria no me permita recordar casi nada del texto. Me suele pasar eso: recuerdo sensaciones pero jamás detalles ni precisiones argumentales (cada vez que vuelvo a leer un texto es una sorpresa, para mi trabajo es una maldición, pero también puede ser positivo para el disfrute). Espero volver pronto a Eliot.

Aaoiue dijo...

No te creo, especialmente porque lo que dices lo dices a una temperatura de unos 15º C, y simplemente al dictado de lo que Renoir hijo llamaba la régle du jeu. Mi comentario, que a lo mejor fue largo por el entusiasmo y que no se quería centrar ni en terceros ni en cuartos (porque tal vez eso es ponerse en quintos) fue recibido con una respuesta corta o cortante, a mi entender. Y ahora invocas un argumentum ad logicam como si los comentarios fueran una cuestión de tolerar o no las discrepancias o como si me quisieras dar una lección moral.

Me alegro de que al menos lo que de mí quede en este blog sea una distinción que te quise hacer hace unas semanas, la de que una cosa es decir "Me entiendes?" de una manera abusiva y otra, tremendamente más considerada, "Me explico?"

Esto nos lo enseñó el profesor Miquel Arbona, en la Universidad de Barcelona, y son esas enseñanzas que no se olvidan y que sirven en cualquier sitio adonde una va.

También te dejo mi afecto pero me voy puesto que no estoy dispuesto a recibir ni un solo disgusto más por un blog. Y aquí ya he recibido tres.