…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

23 dic. 2011

Ceibos para Navidad






Que nuestras navidades en días calurosos, largos y llenos de sol del hemisferio sur mantengan la imaginería y hasta muchas costumbres importadas del hemisferio norte es, cuanto menos, extraño. Por no decir ridículo y hasta delirante.


Estamos tan acostumbrados que casi no lo notamos, es como algo naturalizado sobre lo que ni se piensa. 



Así es que nuestros chicos tardan en descubrir que toda la nieve, trineos y personajes abrigados que pueblan la ciudad por estas fechas sólo se explican por lo que se está viviendo en la otra parte del mundo y que aquí son sólo una pose. O una campaña de marketing envuelta en un halo de tradición, porque con la fiesta religiosa tampoco tienen nada que ver… 

Pero no importa, nieve por todos lados, navidad viene escrita con copos de nieve y hombres barbudos abrugadísimos en todos los negocios de la ciudad, aunque nos estemos calcinando a 35ºC y lo que se vendan sean bikinis, ojotas y juguetes de playa.



Lo mismo pasa con tantas lucecitas blancas y de colores que quedan muy lindas adornando balcones, techos y calles, pero que aquí recién empiezan a notarse y lucirse después de las 8 de la noche, cuando cae el sol. 

Sin duda que la costumbre de poner velas y luces de colores debe ayudar a sobrellevar las largas noches de invierno, que aquí también tenemos, claro, pero en el momento normal y adecuado para el invierno que –como todos saben– es a mitad del año: junio, julio, agosto… 

¿Cómo a alguien se le puede ocurrir poner el invierno a fin de año, justo cuando uno se está preparando para el solcito y se empiezan a vender jazmines en las florerías? 

¿No es el mundo una locura? 




En fin, no es que me quiera hacer la nac&pop justo ahora (¡Dios me libre!), ni quiera negar el antiguo simbolismo del tradicional árbol navideño, pero cuando veo estos ceibos floridos de combinación cromática tan europeamente navideña, no puedo dejar de pensar que serían un buen adorno para nuestras fiestas rioplatenses. 

Bien coloridos y más autóctonos (y auténticos) que esos pinos plásticos colmados de brillos y adornos artificiales.



Así es que, como regalo de fin de año, me gustaría compartir una receta infantil, quiero decir algo que me enseñaron de chica y en lo que pienso cada vez que veo una flor de ceibo: los patitos de ceibo. Aquí van, paso a paso.


Se toma una flor de ceibo, se le saca la vaina y ya queda listo el cuerpo y la cabeza del patito.


Luego se divide la vaina para formar las alas. A los costados del cuerpo se hacen dos incisiones (la uña del pulgar es el instrumento perfecto).


Se colocan las dos partes de la vaina como alas y queda ya listo un lindo patito que sabe flotar muy bien en aguas tranquilas y sirve para hacer carreras en aguas más movidas.   




El ángulo y lugar exacto donde se coloquen las alas permite cambiar el aspecto y personalidad de nuestra criatura.


 Ahora que lo pienso también podrían ser tortugas marinas ...



Sea como fuere, patito o tortuga, al fin y al cabo, quería que estas imágenes me sirvan para desear a todos una feliz Navidad, con calor, frío, plástico,  ceibos o el adorno y la compañía que más los ponga felices. 



 ¡Paz y amor, amistad y salud, y todos los mejores deseos para estas fiestas!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Era imposible que Quelonia no evocara a las tortugas marinas!!!

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Buenísimoooooo. Hermosos los ceibos y los patitos-tortugas.
Ahora nos falta fabricarnos Papanuel en hojotas y traje de baño (en sunga me parece que es mucho no?)

Julia dijo...

Es verdad, misterioso anónimo, no me había dado cuenta de la relación (más poderosa aún porque fue inconsciente: lo llevo en la sangre, se ve)

Paula, jajajaja, sí sunga ya es un poco mucho, más para un hombre de su edad y de sus kilos...

Catanea dijo...

Thank-you, Julia. Igualmente. Nuestro proyecto por esas días és poner direcciones y enviar nuestros deseos a todos. Lo haremos.
Happy Christmas! The flowers are beautiful, and so are the turtle/ducks! Like home-made toys. Very Christmassy!
Have a lovely Christmas!

Julia dijo...

Gracias, Catanea.
And don't forget to tell us more about your new Lady dog!
Un beso for you and Keith

Urzay dijo...

¡Feliz Navidad, Julia!
Aquí tampoco ha nevado todavía este año, salvo en la montaña, así que no hay tanta diferencia, estamos como ustedes, pero con frío (grrrr).

Anónimo dijo...

Me acuerdo de la primera vez que hicimos patitos con vos en la quinta. Los que salieron bien fueron los que hizo papi porque los míos salían un tanto torcidos

Julia dijo...

Gracias, Urzay!

¿Cuántos años tendría yo cuando hicimos esos patitos en la quinta, ma?

Julia dijo...

Copio la respuesta de mi amiga Vero a la tarjeta con este enlace que mandé por mail.

Dijo Vero:

"Comparto la idea de que sería más bonito festejar en estas latitudes con cosas veraniegas... flores, adornos naturales, tipicos de aqui. Pero podríamos sembrar de a poco la costumbre... así habrán empezado los que nos impusieron las costumbres del norte."

Tiene toda la razón, tendríamos que empezar cambiar esos hábitos y quizás nuestros nietos ya tomen como algo natural tener símbolos navideños propios en lugar de importados, ¿no?

Nina dijo...

Dos, a lo sumo.

AJP Crown dijo...

Beautiful pictures! And a lovely idea, Julia.

I just googled "Miami Christmas lights", because I remember seeing some spectacular & bizarre displays there, and look what I found:

For more than 30 years, the Clot family [in England, "clot" is an old-fashioned word for idiot] has brought a little piece of the North Pole to tropical southern Florida. This year there are more than 600,000 lights and 100 animated displays. Their monthly electricity bill is about $4,000.

Julia dijo...

Ohh, please! This is ridiculous! How come they can spend all this money and time in those things? Clot indeed, if you ask me...

I'm glad you like the ceibo flowers. I'm sure they taste good, also. I mean for the goats, of course.