…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

10 jul. 2011

Inscripciones

Tengo vagos recuerdos de la importancia de los graffiti o inscripciones antiguas para la historia de la cultura y de las lenguas. Los recuerdos vienen de mis queridas clases de Historia de la Lengua Española dictadas por José Luis Moure y la vaguedad es toda culpa mía, porque sus clases eran fabulosas. 

Recuerdo haber aprendido que se podía extraer mucha información sobre una lengua y la forma en que era hablada en determinada época a través de pequeños detalles en inscripciones, que en sí mismas quizás eran  insignificantes. Por ejemplo, que las confusiones ortográficas decían mucho sobre la pronunciación común de ese momento y lugar (tal como cualquiera podría entender que en Argentina no distinguimos los sonidos de la c, z y s, como hacen en España, por la cantidad de errores ortográficos que cometemos con esas letras). Así, los historiadores de la lengua, como detectives, lograron reconstruir el modo en que se fue pasando del latín vulgar a las lenguas romances, en parte gracias a la información de escrituras que muchos casos no son más importantes que lo que uno puede encontrar escrito en la puerta de un baño público. 

La cosa es entonces que en el estudio de la historia las inscripciones o grafitti han dado numerosos indicios sobre cómo se escribía, hablaba e incluso vivía en las sociedades donde fueron producidos. También muchos misterios interesantes se esconden detrás de otras inscripciones, como sucede con el cuadrado sator 


Durante el mes de junio, después de siete años de vivir en este departamento, por fin sacamos el empapelado que habíamos heredado del anterior dueño. No era una cosa tan terrible y cuando llegamos aquí estaba en muy buen estado, así que lo soportamos bastante bien, pero ya nos estaba enervando el color, en especial en la cocina que tenía una combinación de motivos insufribles. Además, los sucesivos felinos que tuvimos la suerte de albergar se habían ido ocupando de mostrar su rechazo (ellos siempre tan estéticos) en forma de arañazos y precisos recortes. Ahora con el living y cocina totalmente blancos es como tener otra casa.



Si todavía queda algún lector que no haya muerto del aburrimiento, le prometo que aquí viene el enlace con lo anterior. En el proceso de cambio hicimos unos descubrimientos interesantes: debajo del papel, fueron apareciendo curiosos graffiti que no tendrán importancia descomunal para la historia, pero que a nosotros nos dijeron mucho sobre cómo era el anterior dueño. Sabíamos que él se había ocupado de hacer bastantes reformas unos pocos años antes de vendernos el departamento y también que era algo quisquilloso. Ahora, podemos concluir con fehaciente seguridad científica que era un pesado de marca mayor.

A las pruebas me remito...

"Esto se puede mejorar ¿no?

La siguiente indicación pensamos que hace referencia a unas molduras que hizo pegar en el borde del techo del living, no querría que lo engañaran con el tiempo de colocación


"1/2 metros = 5 minutos. 20 metros = 3 horas y media.
Sin dañar pared ni techo. Gerardo"

Esta es mi preferida, demuestra su manejo del sarcasmo

"Roberto: este encuentro no va (o sea va de nuevo)"

Y en esta última se da todo un diálogo, aunque todavía no hemos podido determinar con certeza la identidad de todos los interlocutores:

"Caja mignon 220" (esta debía de ser la primera anotación)
"¿Por qué no lo tapan?" (pareciera una caligrafía diferente a las anteriores)
"No tengo ganas. La Gerencia." (es la respuesta)
Por las dudas nosotros nos comunicamos sólo de manera oral con nuestros pintores, así que no dejamos rastros. De todas formas, siempre fuimos encantadores y amables. ¿Quién puede dudarlo? No habrá dos como Gerardo en esta casa.


Bonus track:

Casi la misma perspectiva: el día ANTES de empezar las obras...



y DESPUÉS de terminar (con ya casi todo acomodado)



8 comentarios:

ecege dijo...

o.0 me encantó. Y me inquietó también.

Anónimo dijo...

Podrías haber contratado a alguno de los que se dedican a pintar fachadas a domicilio. ¡Qué comodidad!:
http://lima.evisos.net/servicios/otros-servicios/pintado-de-fachadas-a-domicilio.html
Jesús.

Urzay dijo...

Muy divertidos los grafitti. Algunos he descubierto yo también por las paredes de mi casa, eso sí, sin firmar, aunque no me ha costado mucho identificar al autor. Ando tres metros, entro en una habitación y me encuentro a la sospechosa habitual de todos los estropicios, 6 años, sin expresión alguna de culpabilidad. Paso a la habitación de al lado y encuentro a la otra, 8 años, cara de no haber roto un plato en su vida, pinturas de colores por el suelo. ¿Y qué puedo hacer, peligrará acaso un prometedor futuro artístico? La casa está pintada recientemente, y el día que acabó, el pintor miró a las niñas con simpatía y sentenció: son nuestros mejores aliados. Espero que la pintura nueva te dure más que a mí. Me ha gustado mucho la entrada.

Julia dijo...

Sí, ecege, inquietante. Después recordamos que cuando visitamos por primera vez el departamento había varios cartelitos pegados en los cerámicos con indicaciones sobre cómo planchar las camisas, cómo colgar la ropa, etc., etc. Un terrible obsesivo.

¡Jajaja, Jesús, qué buen servicio a domicilio! Al fin alguien que piensa en el posible cliente y lo incómodo de arrancar las paredes para llevarlas a pintar afuera.

Urzay, qué bien que dejaste rastros de tu paso por aquí y con una anécdota tan divertida. Bien conozco esas lides. Esperemos que la pintura lavable dé buen resultado... Hace unos pocos meses nuestra hija menor ya de 8 (no es una bebita) pintó una cara simpatiquísima... con helado de chocolate! Por suerte fue en una pared de la casa de mis padres, quienes tanto aprecian sus dotes artísticas.

carlos dijo...

Hace poco me tuve que enseñarle a los rusos una pronunciación pseudo andaluza del castella no para que cantaran "La Vida Breve" de Falla. Tratando de nos ser chante estuive haciendo muchas investigaciosnes por internet entre grabaciones y páginas de língüistica y ahí encontré una que decía que la no diferenciación de la V y la B en la península ibérica se remonta hasta las épocas del imperio romano como lo demustra, según dicen ellos yo las cartas no la leí, los errores d eortógrafía de documentos escritos en latín procedentes desde lo qu ehoy es España.
recién ahora encuentro argumento contra todas esas maestras hichapelotas que querían imponernos diferenciaciones antinuaturales a neustro idioma.
he dicho!

Julia dijo...

¡Qué bueno, hermanito, poder contestarle con la "sabiduría" de ahora a las maestras molestas de la infancia (que no eran todas, claro, que hubo varias, no hay duda)!

Por otro lado, desde mi costado de maestra ciruela y hermana mayor te retaría por no revisar lo que escribís y hacer esos líos con la separación de palabras... También he dicho =)

lluvia dijo...

interesantes observaciones Julia...felicitaciones por el cambio!

Julia dijo...

¡Gracias, lluvia!