…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

20 jul. 2012

La gata y la tesis

La frase del título que me resuena desde hace días al pensar en las fotos que ahora quiero mostrar me hace pensar también irremediablemente al título de Poe "El pozo y el péndulo". No sé porqué será... el inconsciente que me traiciona y ensombrece esta vital experiencia de compañía gatuna.



La calidad de las fotos es muy mala, digamos que son testimoniales (¿eso me disculpa?), porque las voy sacando con el teléfono durante horas y horas de compartir el escritorio con mi gata.

Hay momentos que son de lucha vehemente por el territorio. 



Otros en que su placidez me conmueve tanto, como envidia me produce su sueño mientras yo sufro y velo.


¿Acaso no es esto demasiado?

Y también hay momentos en los que reina la armonía y cada una encuentra su lugar.



Entre otras vicisitudes de nuestra convivencia continuada, tuve la peregrina idea de traer un nuevo habitante. 
Primero hubo sorpresa, desencanto, más bien.


 Luego, curiosidad irrefrenable.


Y por fin, una queja sostenida e implacable.


La visita no duró más que unos 5 minutos. Hubo que repatriar al invasor bajo amenaza de que nuestro territorio común se viera inundado por hábiles y peludas patitas disconformes con la situación.


Pero bueno, aquí seguimos y seguiremos al menos tres semanas más. Haciendo lo mismo todos los días.


♣♣

Ahora, una prueba para descubrir optimistas o pesimistas: 


Eso que se ve ahí en la pantalla,
¿es una hoja medio llena 
o medio vacía? 


♣♣♣


Cada tanto, la gata se dedica a empollar la impresora para cuando por fin vaya salir de ahí la versión final de esta tesis.




Y volvemos al principio, porque "el 10 de agosto, el 10 de agosto" –LA fecha límite– retumba en mi cabeza como el nevermore de Poe.

11 comentarios:

mim dijo...

Me gustó mucho ver estas fotos, ya que hemos tenido gatos desde hace años y siempre estaban haciendo lo mismo. Ya sea que yo estaba cortando un patrón de la ropa en el piso o escribir un artículo o de hacer arte en mi estudio, que iba a estar allí, por encima de todo. Extraño a mi gato! Gracias por compartir los mismos.

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Te faltó una referencia/alusión: ¿la de Pinqui y Cerebro la sabés? Me refiero a lo que hacen "todos los días"...

Julia dijo...

Hola, mim, gracias por pasar por aquí y por tus palabras. Sin gatos la vida no es lo mismo...

Julia dijo...

Uy, no, Paula, no sé cuál es la alusión de Pinqui y Cerebro... me acuerdo del dibujito, de la música y de que Cerebro quería conquistar el mundo. ¿Eso es lo que hacían todos los días? (o estoy siendo muy ingenua -tengo el síndrome de miedo a Vila que me atormenta). ¡Contame!

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Eso eso ni más ni menos: tratar de conquistar al mundo. Pinky le preguntaba Qué haremos hoy y Cerebro respondía Lo mismo que hacemos todos los días...

Anónimo dijo...

Claramente, hoja que pasa la mitad cuenta como completa.
Si habremos visto eso en monografías...

Julia dijo...

¡Qué amigas optimistas tengo! =)
Me voy a ir a conquistar el mundo (espero que con más éxitos que Pinky) y aumentar los márgenes de las hojas, como nos hacen algunos alumnos...

Urzay dijo...

Medio llena, por supuesto. No te agobies mucho, mira la gata qué despreocupada está del péndulo. ¡Ánimo!

Julia dijo...

Gracias, Urzay, no sabés lo que tienta ese ánimo de descanso y despreocupación que tiene la gata...

Anisia Serendipia dijo...

Don gatos

Anisia Serendipia dijo...

Don gatos