…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

19 abr. 2012

Los cosifluos y la teoría de la relatividad



Me apabulla tanto el paso del tiempo que ni siquiera puedo usarlo como debería.

Hoy no lograba escribir, así que perdí más tiempo mirando los millones de fotos que uno saca y guarda en la computadora. Encontré, entonces, estas figuras que había hecho Cande en el verano cuando le regalaron una cajita de plastilinas. 

Con concentración y velocidad apabullante, en menos de media hora, creó esta multitud de miniaturas, que después Diego bautizó como "cosifluos" en su álbum de fotos.







 




Es tristísimo ver a un caracol

que tenga el feo vicio del alcohol.
Tarda catorce meses
en ir haciendo eses,
desde un palo borracho hasta un farol.


(María Elena Walsh, Zoo loco, 1964.


6 comentarios:

AJP Crown dijo...

They remind me of Les Demoiselles d'Avignon. But happier-looking. It must be the alcohol.

AJP

Julia dijo...

True, similar colour palette and disposition.
Cande never drinks before "arting"...

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Qué divinos los cosifluos!!! ¿Viste que ahora se venden en el tren como "caras de harina" (un globo lleno de harina) para que los ninios modelen? Decile a Cande que patente sus inventos!!!

Anónimo dijo...

Como detesto el sistema de comentarios este y la forma de hacerlo con la cuenta de Google. Es la quinta vez que tengo que 'tipiar' mi comentario (/&)&/"=)%/&=)"%/&).
Como decía, por quinta vez, y esta vez como anonimo (me cansó Gugol) me parece importante destacar algo que no se ve, o no se ve tanto, en las fotos, y es el tamaño de estos 'cosifluos'. Ninguna bolita superaba los 3-4cm de diametro, lo que resalta aun mas la prolijidad de Cande, por lo menos en lo que al arte compete.

Julia dijo...

Se ve que Blogger nos está maltratando a todos, porque yo hace días que no podía ni entrar al blog cuantimenos dejar un comentario...

Lo del tamaño era especialmente sorprendente, suerte que lo resaltás para la posteridad. Siendo como eres querido Anónimo el padre de la criatura y el fotógrafo de las idem, ponés en evidencia lo poco que seguís mis recomendaciones (mandatos) porque recuerdo expresamente haberte aconsejado (exigido) que en el registro fotográfico se notara la miniaturez de los objetos. Sin embargo no hay foto que lo atestigüe (más que la última un poco). Y si no me creés podés confirmarlo yendo a tu propio álbum, amor ;-)

Stuart dijo...

Es la quinta vez que tengo que 'tipiar' mi comentario

Es mejor redactar los comentarios separados, en un editor de texto independiente, y no en la cajita "Haga su comentario". Así no se pierden cuando el browser o la página del website choca contra las fuerzas de lo malo.