…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

12/5/2010

Gorriones

Foto de Jorge García Vicente en Wikiaves. La enciclopedia de aves argentinas


En las guías de aves describen a los gorriones como bullangueros y confianzudos. Y sin duda que lo son. Compiten con las palomas, bastante cargosas y sucias, en poblar las calles de Buenos Aires. Si uno se aleja un poco del centro de la ciudad o pasea por sus parques encontrará otras especies simpáticas y con mucha personalidad de las que podríamos hablar largo y tendido. Pero en el bullicio de nuestras calles, los gorriones se sienten también a gusto.


No es un ave autóctona, fue traída hacia 1870 y se adueñó de todo el territorio Argentino. Confianzudos y bullangueros, como son.


Algunos cuentan que fue un alemán el responsable de hacerlos entrar al Río de la Plata: Emil Bieckert, el primer industrial cervecero que hubo por aquí. Como tantos inmigrantes de esas épocas, Bieckert quería algo que le recordara su terruño y se mandó traer un cargamento de gorriones europeos. Pero al llegar al puerto la aduana pretendió cobrarle en concepto de importación una suma que le pareció excesiva, de modo que –ya haciendo gala de viveza criolla– abandonó los gorriones a su suerte, dejándolos libres para que se reprodujeran y multiplicaran. Y ellos, bullangueros y confianzudos, lo hicieron sin problema y con notable celeridad.*

Todo esto viene a cuento de una graciosa escena que presenciamos el sábado pasado mientras comíamos.



Habíamos ido a pasear por Puerto Madero, el barrio más nuevo y más caro de Buenos Aires.








Aquí está la muestra de lo confianzudos y arriesgados que pueden ser los gorriones, sirviéndose azúcar de la mesa del bar.







Ninguno hacía dieta, se ve. Los sobrecitos de edulcorante quedaron intactos.








* Esta es una de las historias que circulan. Habría que ver si los Eternautas en Buenos Aires tiene historia cuentan alguna otra o dan más precisiones.


Addenda junio de 2012


Mi amiga Ecege me hace ver esta nota con más historias sobre la llegada (y progroms) de los gorriones, "El gorrión, la historia del pícaro invasor".


11 comentarios:

hermano dijo...

Son muy cancheros los gorriones. Son los skaters de la fauna aviaria. Muy interesante.

Buenos Aires es París post nuclear, post radiación y post todo... somos Mad Max continental. Buenos aires alecciona y cautiva. Y te lima.

Aa dijo...

Anda, pues en Barcelona están que se van. Dicen que si las antenas de telefonía móvil, que si el ruido. Que sé yo.
No espero a que me des permiso y cuelgo una de las fotos en facebook indicando que son de tu blog.
Tengo un canario longevo que acabó ciego de tanto comer melindros que le da mi madre, que tiene un corazón de gorrión confianzudo y bullanguero. Hizo en febrero 12 años.

Aa dijo...

Ahora que pienso... ¿Esta promiscuidad blóguica entre gatos y pajaritos? Da un poquitín de miedo.

Julia dijo...

Cierto, hermano, cierto. Igual lo mío es menos plutónico y volcánico, ahora estoy limada de un día de idas y venidas por Belgrano con niños y otras divinuras ¿bien concheto, no?
Ahí agregué una foto más de Puerto Madero donde se ve el Restaurante SPETUS ¿Cuál/cuáles de tus arquetipos comían allí?

Aa, claro que tenés mi permiso, es un honor que te gusten y te sirvan las fotos para recordar a tu canario ciego.
Es verdad lo de la mezcla blóguica... A los que más miedo les da es a los pobres gorriones

ecege dijo...

Son como don Faustino, alborotadores, Sarmientitos promiscuos, gritones y lieros. Tal como el señor al que se le ocurrió traerlos ...

Julia dijo...

Cuente, ecege, los detalles sarmientinos que tenga que yo lo recordaba pero ahora no había encontrado datos.
Y comparta lo que me dijo en facebook que es muy gracioso :-D !

ecege dijo...

¿De ahí habrá derivado Los pájaros de don Alfred? ¿Y los loros que enloquecían y peleaban a don Inodoro? ¿Y las oscuras golondrinas que amargaron a Bécquer? ¿Y los pájaros perdidos de Piazzola? Mucho plumífero.

AJP Crown dijo...

I love los gorriones.

Julia dijo...

I'm glad you like them, AJP.

¿Habrá gorriones en Noruega?

TC dijo...

Sus gorriones me encanta, Julia.

El arte de sobreviviente -- serioso y misterioso en el mismo momento.

Small but brilliantly durable creatures these are; for their ability to get along in cities like yours (and mine) much credit is due them.

Julia dijo...

Thank you, Tom!
And, yes, they're survivors. Confident survivors...