…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

29 ene. 2013

Conexiones

En Montevideo, el Shopping Punta Carretas está hecho dentro de una antigua cárcel. ¡Qué festín de  reflexiones sobre esta curiosa ironía podría hacer quien quiera denunciar los atropellos de la sociedad de consumo! Yo mejor no digo nada porque en unos días me voy a (sea dicho con perdón y sin querer ofender a nadie) ... Disney.


Por eso, cambio de tema y lo que quiero mostrar aquí es otra cosa de esa puerta carcelaria. Algo en las alturas, en aquella antena que no sé (ni averigüé) de qué será. 




Pero me gusta imaginar las cosas que tienen que hacer algunos para tener buena señal y conectarse.


Para mí que, de todas formas, estas cuatro golondrinas (¿?) se sienten más plenas, contentas y, en fin, a gusto con ellas mismas que los idiotizados del verano a los que Claro les promete (falsamente, vanamente, inútilmente) ser "Ilimitados" por usar sus servicios. 


Una desfachatez, el engaño publicitario que ha cobrado visos metafísicos.

17 ene. 2013

Ordenar



No hay caso, no se me da, no sé cómo hacerlo y me produce un sufrimiento imposible y absurdo. Hablo de 'ordenar' en el sentido de poner cada cosa en su lugar; 'ordenar' de dar órdenes no se me da tan mal, dicen algunos... (pero yo los mando a callar, y listo).


Ese otro ordenar es un suplicio, no sé cómo hacerlo. El problema son la decisiones. Las cosas que ya tienen un lugar, no me generan esta angustia (a lo sumo un poco de fiaca por el trabajo, al que tampoco soy muy adepta), pero qué hacer con aquello a lo que hay que buscarle un lugar o cambiárselo por otro mejor o separarlo por categorías adecuadas, lógicas y convincentes, que permitan volver a encontrar lo que se ha guardado sin tener que romperse la cabeza reconstruyendo intrincados caminos de razonamiento. 

Eso es lo que me paraliza: la duda, las categorías ¡las decisiones! Y todas esas cosas las necesito para ver qué hacer con la maraña de papeles, fotocopias de libros, capítulos y artículos que ya no tengo manera de dominar y que necesito no sólo guardar sino también ordenar de manera de poder encontrarlos cuando los vuelva a necesitar.

La imagen de Escher es lo que mejor define mi estado mental.  Y lo que pienso todo el tiempo cuando trato de encontrar un orden entre los papeles y los libros es en los comentarios de Borges sobre "El idioma analítico de John Wilkins"; mis categorizaciones son también como las de aquella enciclopedia china: 
En sus remotas páginas está escrito que los animales se dividen en (a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (i) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (l) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas.

Mejor dejo todo otra vez y me voy a tirar en la cama a leer Orgullo y prejuicio en la traducción de José C. Valés. Allí está todo en su lugar.


6 ene. 2013

Río de la Plata


No sé si hace 20 o 25 desde la última vez que lo hice, pero seguro que fue hace mucho tiempo. Hoy voy a repetir la experiencia tan común para los navegantes de mi familia: cruzar el Río de la Plata en velero. 

Son unas 7 horas de viaje, si uno tiene suerte y buen tiempo. No habrá tormentas, dicen también los expertos meteorólogos, pero parece que no habrá tampoco una gota de viento. Y mucho calor.

No sé qué me preocupa más, si calcinarnos bajo el inmisericorde sol  del verano o tener a toda la familia junta a bordo de los hospitalarios 9 metros de eslora del barco de mi padre.

Adiós Buenos Aires (aunque esto debe ser Olivos)
Elijo esta foto inclinada para recordar el otro temor del viaje: los entrañables mareos.

¡Pero por supuesto que la experiencia valdrá la pena!
(Agregado imprescindible para que mis padres no se ofendan)

Además al final del viaje llegaremos a tierra firme y florida (if the Force is with us)