…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

13 mar. 2012

Decadencia




Qué terrible momento cuando dejamos de identificarnos con los héroes y heroínas de las novelas –de belleza y virtudes admirables– y, en cambio, nos parece que hablan de una misma en caracterizaciones como ésta:

Sofía era una excelente señora de regular belleza, cada día reducida a menor expresión, por una tendencia lamentable a la obesidad. (...)

En el número de sus vehemencias, que solían ser pasajeras, contábase una que quizás no sea tan recomendable como aquella de socorrer a los menesterosos, y consistía en rodearse de perros y gatos, poniendo en estos animalejos un afecto que al mismo amor se parecía. 
(Pérez Galdós, Marianela, capítulo 9)


6 mar. 2012

Thays y Salamone en Tornquist



Una tarde por la ciudad de Tonrquist, en cuya plaza central el diseño del paisajista Carlos Thays se juntó años después con las estructuras de hormigón de Francisco Salamone. El resultado actual es muy estimulante, ojalá algo de eso se pueda percibir en estas imágenes.


La luz de esa tarde, que siguió a un día de lluvia y tormentas, era perfecta para sacar buenas fotos. Quiero decir, no estoy dando a entender que mi-marido no saque siempre buenas fotos... es que todo fotógrafo sabe que esa iluminación tan particular ayuda a realzar los colores y crear interesantes contrastes.



















Las cuatro manzanas que ocupa la plaza tenían todo lo necesario. Había senderos para pasear, bancos para descansar, juegos para jugar y patos que querían ser alimentados. Fuimos a comprar pan y los complacimos, por supuesto, pero para ese entonces la máquina había quedado sin batería. 

Me encanta cómo contrasta el color alegre de los juegos con el cielo algo apocalíptico detrás.

(Fotos Diego Landro, as usual)

4 mar. 2012

¡Lo sabía!


El pasto del vecino SIEMPRE es más verde.

En la comarca de Sierra de la Ventana. Nada a simple vista explicaba por qué un terreno era verde y otro no.