…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

26 abr. 2010

What's in a Name?

¿Qué nombre le pondrían a esta gatita?
 How would you name this kitten?




No podemos decidirnos y escuchamos propuestas para la nueva integrante de la familia.
We cannot make a choice and would like to hear some ideas for the newest family member.






Me encanta su cara partida en dos, parece una mascarita.
I  just love its split-in-two face, it looks like a carnival mask.





Es un poco bizca, también.
It's a little cross-eyed too.




Estoy haciendo terapia felina.
I'm practising feline therapy


¿Qué mejor que un gato para sentirse bien?
What's better tahn a cat to feel just good?


Un gato chiquito y peludo.
A little furry kitten.


Pero sin nombre, pobrecita.
But nameless, poor thing.

24 abr. 2010

Extremosidad

Lo de ayer fue un shock estético. Con pocas horas de diferencia (o no las suficientes como para procesar tamaña extremosidad) recorrí de una punta a otra el arco perceptivo que va de la calamidad a la exquisitez. De alguna forma sentí que me movía entre los confines de lo que puedo llegar a apreciar como espectador. De la nausea vomitiva, la incredulidad, el pasmo y el asombro; a la satisfacción plena, la incredulidad, el pasmo y el asombro. 

Por la mañana, gracias (?) a Santi, vimos este video increíble. Si alguna vez necesitáramos definir qué entendemos por mal gusto, aquí tenemos la perfecta demonstratio ad oculos.

No sólo es fea la música, los que cantan, lo que bailan, sino que –como bien apunta Diego– el asombro es mayúsculo por la falta absoluta de coherencia entre la forma y el contenido. Se los anuncio desde ya: el propósito expreso del video clip es promover el turismo latinoamericano en Israel. Así como lo oyen (o lo leen). Al parecer, muchos temen visitar Israel por preconceptos errados sobre el país: el peligro en sus calles, la violencia diaria (presten atención a las declaraciones del principio, de tono documental). Por suerte estos artistas son convincentes y totalmente efectivos para cambiar esas ideas en nuestra cabeza...

Aquí lo tienen, pero se los advierto, puede que no sea salubre verlo entero. ¡Presérvense!


¿Siguen vivos?

Bueno, ahora viene todo lo contrario. A la noche, como tantos viernes auspiciados por abuelos colaboradores, fuimos al cine. En cartel estaba esta película, A Single Man, con Colin Firth. Ese ya era un aliciente para elegirla, pero además Diego insistía en que el director, diseñador de Gucci y por quien nadie daba dos mangos cuando se quiso meter a dirigir, había sorprendido a todos con una película de realización exquisita. Tenía razón. Es de las mejores cosas que he visto en mucho tiempo.

El guión es perfecto, basado en una novela de Christopher Isherwood, amargo y conmovedor. Creo que puede tocar los resortes afectivos de mucha gente (por más grasa que esto pueda sonar), sus preocupaciones vitales y la forma en que nos paramos frente al mundo. La música, de Abel Korzeniowski y Shigeru Umebayashi, también es preciosa y perfectamente adecuada a cada momento. Los actores son fantásticos, bien elegidos, bien dirigidos. 

Y, en especial, todo es visualmente tan pero tan lindo que a veces duele. Sin contar a Colin Firth, que encabeza la lista, la ambientación en los principios de los '60 -mi época de diseño preferida- me deja sin aliento, las casas, la ropa, los peinados, los autos, todo.

Filmado además como los dioses, por Tom Ford, de quien nadie va a dudar más si puede o no hacer una película. Yo, por lo menos, no.

Aquí está el trailer que les puede dar una idea de esta belleza. Pero hay que ver la película.

22 abr. 2010

Nueva adicción - Arquetipos porteños

La comparto para ¿sentirme menos mal? ¿como una terapia al estilo Alcohólicos Anónimos? ¿para que también la disfruten? ¿para llevarlos por el mal camino?


No sé.
Pero vean este blog que tiene su años y trayectoria, aunque yo recién lo descubro.
Es sobre personajes porteños (creo que sólo será bien entendida por argentinos).

Cada arquertipo tiene conexiones y referencias a otros más, así que el tiempos dando vueltas por ahí puede ser infinito. Muy divertido también. Muy crudo y ofensivo, casi siempre (por suerte). Pero los retratos son perfectos, podrán comprobarlo... si se dejan tentar.

16 abr. 2010

Señales chilenas


¿Es algún signo internacional que todos comprenden menos nosotros?

Para mí indicaban "puesta en remojo" (como cuando se lava algo a mano). Pero aprendimos que señalaban lugares de aguas termales. Hay muchos por los alrededores del volcán Villarrica.


Al final no fuimos a ninguno, entre otras cosas me pareció denigrante que quisieran meterme en una palangana.

Pero hoy nos vamos a un spa aquí en la Provincia de Buenos Aires, en Lobos. Si uno lo piensa bien tampoco ese nombre garantiza tranquilidad. Pero masajes, saunas, libros y días sin cuidar niñas, sin duda que sí (hasta nos llevamos capítulos de Dr. Who que recomienda tanto Linkillo en su blog!).

¡A ponernos en remojo entonces! :-) 

10 abr. 2010

Otoño

Adoro a Liniers.
Hay algo de haiku en sus historietas.


8 abr. 2010

And Make it Better

Durante mi adolescencia, en los '80, sólo escuchaba los Beatles. (¡Tan absurdamente fuera de época!). Hoy hace 40 años que se separaron y quería recordarlos.

No puedo elegir una única canción como mi favorita, porque las favoritas son miles y cientos las que forman un hipotético Top Ten que no sabe contar. Pero para mi estado actual –algo más cachuzo y depresivo que de costumbre– me di cuenta de que Hey Jude es la más apropiada. Ya sabemos lo que dice la letra y para quién la escribió Paul McCartney.

Quizás le esté haciendo caso a mi compañera de fanatismo adolescente y, aunque me cueste aceptarlo, estoy poniendo en práctica técnicas de programación mental y reafirmación personal (ni yo me lo creo...).

Pero un poco de Beatles como terapia no vendría nada mal. A ver si algún gurú posmoderno ya lo inventó y yo ando perdiéndome la cura.

<

Se hace un poco largo el final con tantos indeseables cantando a coro por allí (pura envidia).
Beatle favorito sí que tengo, aunque los quiera a los cuatro por igual.